COMENTARIOS DEL FORO DE BOSQUES Y CAMBIO CLIMÁTICO A LA

INICIATIVA DE LA COMUNICACIÓN “RESTABLECER LOS CICLOS SOSTENIBLES DEL CARBONO” SOBRE LA CERTIFICACIÓN DE LAS ABSORCIONES DE CARBONO Y LA AGRICULTURA DEL CARBONO.

La iniciativa de la Comisión de aprobar una Comunicación sobre La restauración de ciclos de carbono sostenibles, que intenta promover el desarrollo de soluciones y técnicas para la retirada y absorción de carbono de la atmósfera es muy positiva y la asociación española “Foro de Bosques y Cambio Climático (FByCC)” felicita por ello a la Comisión.

No obstante, sólo se contempla:

Desde nuestra asociación consideramos que sería muy conveniente contemplar también un Plan de Acción para la Selvicultura del Carbono, que tiene un potencial de incrementar los sumideros forestales muy superior a la agronomía; puesto que la materia orgánica, vegetal y edáfica que pueden acumular los sistemas forestales es muy superior a los agronómicos.

El papel que desempeñan los bosques y los selvicultores en la lucha contra el cambio climático es crucial como reconoce el Acuerdo de París, y puede ayudar a alcanzar los objetivos climáticos a través de las siguientes vías:

  • Aumento de la biomasa viva
  • Aumento del carbono orgánico del suelo
  • Aumento del carbono inorgánico del suelo
  • Aumento de los productos forestales
  • Emisiones evitadas por la sustitución de combustibles fósiles
  • Emisiones evitadas por la sustitución de materiales con mayor demanda energética.
  • Emisiones evitadas de los incendios forestales con una gestión forestal activa.

Teniendo en cuentas estos aspectos, tanto en los bosques como en toda la cadena de valor de la industria asociada, sería posible generar un impacto beneficioso completo en los tres pilares de la sostenibilidad: la naturaleza, las personas y la economía, en un nuevo modelo económico bajo en carbono.

El potencial de mitigación de la gestión forestal es el mayor dentro del sector AFOLU, por lo que una nueva iniciativa de incentivos para el secuestro de carbono debe crear un marco que reconozca también la contribución de la Selvicultura del Carbono. Esta iniciativa debería considerar:

  • Incentivar las funciones de los bosques como sumideros de forma proporcional a su potencial de mitigación.
  • Reconocer el esfuerzo de selvicultores, propietarios de bosques y gestores forestales como principales agentes en los terrenos forestales para alcanzar los objetivos climáticos en el sector AFOLU.
  • Aplicar esquemas de incentivos sobre toda la cadena de valor del sector forestal.

El “Manual de orientación técnica para el diseño de mecanismos de cultivo de carbono orientados a resultados”, que la Comisión ha publicado en 2021, es un instrumento muy útil para las administraciones y las organizaciones sectoriales; pero se requiere un manual similar para el diseño de mecanismos específicos para la gestión forestal.

Resulta sorprendente y contraproducente que la Comisión apoye un Plan para la Plantación de 3.000 millones de árboles antes de 2030 y que la Estrategia Forestal Europea para 2030 no contemple un Plan de Acción para el desarrollo de una selvicultura activa del carbono entre los forestales europeos.

Pensar en crear plantaciones, sin un impulso paralelo de la selvicultura y la planificación forestal, es un error bien conocido por numerosas administraciones estatales y regionales europeas, que han desarrollado este tipo de programa desde hace más de 150 años.

No referirse a la necesidad paralela ineludible de diseñar territorios resilientes que minimicen el riesgo de incendios, vendavales, enfermedades y otras perturbaciones carece de sentido y resulta un despropósito, como conocen bien los profesionales forestales de las regiones y países mediterráneos.

Por último, no contemplar simultáneamente las posibilidades que ofrecen los productos derivados de madera de mantener el carbono durante décadas o incluso siglos y el efecto de substitución que contemplan es una omisión injustificable.

Tal y como reconoce la resolución del Parlamento Europeo del 8 de Octubre de 2020: “los compromisos internos e internacionales de la UE, por ejemplo, el Acuerdo Verde Europeo, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, el Protocolo de Kioto, el Acuerdo de París y la creación de una sociedad de cero emisiones, serán imposibles de lograr sin los beneficios climáticos y otros servicios ecosistémicos proporcionados por los bosques y el sector forestal”.