Al término de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Clima COP26, la Comisión Europea ha apoyado el consenso alcanzado por más de 190 países tras dos semanas de intensas negociaciones. La COP26 ha permitido completar el reglamento del Acuerdo de París y mantener vivos los objetivos de París, dándonos la oportunidad de limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados.

La Presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, dijo: “Hemos avanzado en los tres objetivos que nos fijamos al inicio de la COP26: en primer lugar, conseguir compromisos de reducción de emisiones para mantener al alcance el límite de calentamiento global de 1,5 grados. Segundo, alcanzar el objetivo de 100.000 millones de dólares anuales de financiación climática para los países en desarrollo y vulnerables. Y tercero, conseguir un acuerdo sobre el reglamento de París. Esto nos hace confiar en que podemos ofrecer un espacio seguro y próspero para la humanidad en este planeta. Pero no habrá tiempo para relajarse: aún queda un duro trabajo por delante”.

En el marco del Acuerdo de París, 195 países establecieron el objetivo de mantener el cambio de la temperatura media mundial por debajo de 2°C y lo más cerca posible de 1,5°C. Antes de la COP26, el planeta iba camino de un peligroso calentamiento global de 2,7°C. Basándose en los nuevos anuncios realizados durante la Conferencia, los expertos estiman que ahora estamos en camino de entre 1,8°C y 2,4°C de calentamiento. En las conclusiones de hoy, las Partes han acordado revisar sus compromisos, según sea necesario, antes de finales de 2022 para situarnos en la senda de los 1,5 °C de calentamiento, manteniendo el extremo superior de la ambición en el marco del Acuerdo de París.

Con el fin de cumplir estas promesas, la COP26 también acordó por primera vez acelerar los esfuerzos para la eliminación gradual de la energía de carbón y los subsidios a los combustibles fósiles ineficientes, y reconoció la necesidad de apoyar una transición justa.

La COP26 también completó las negociaciones técnicas sobre el llamado Libro de Reglas del Acuerdo de París, que fija los requisitos de transparencia e información para que todas las Partes hagan un seguimiento de los avances respecto a sus objetivos de reducción de emisiones. El Libro de Reglas también incluye los mecanismos del Artículo 6, que establecen el funcionamiento de los mercados internacionales de carbono para apoyar una mayor cooperación mundial en la reducción de emisiones.

En cuanto a la financiación del clima, el texto acordado compromete a los países desarrollados a duplicar la parte colectiva de la financiación de la adaptación dentro del objetivo de 100.000 millones de dólares anuales para 2021-2025, y a alcanzar el objetivo de 100.000 millones de dólares lo antes posible. Las partes también se comprometen a un proceso para acordar la financiación climática a largo plazo más allá de 2025. La COP también decidió establecer un diálogo entre las partes, las partes interesadas y las organizaciones pertinentes para apoyar los esfuerzos para evitar, minimizar y abordar las pérdidas y los daños asociados al cambio climático.

Nuevos compromisos de la UE

El 1 de noviembre, la Presidenta prometió 1.000 millones de euros para el Compromiso de Financiación Forestal Global.

El 2 de noviembre, la UE anunció una Asociación para la Transición Energética Justa con Sudáfrica y lanzó oficialmente el Compromiso Mundial sobre el Metano, una iniciativa conjunta de la UE y Estados Unidos que ha movilizado a más de 100 países para reducir sus emisiones colectivas de metano en al menos un 30% para 2030, en comparación con los niveles de 2020. La Presidenta von der Leyen también dio el pistoletazo de salida a la asociación EU-Catalyst con Bill Gates y el Presidente del BEI, Werner Hoyer.

El 9 de noviembre, el Sr. Timmermans anunció una nueva promesa de financiación de 100 millones de euros para el Fondo de Adaptación al Cambio Climático, con mucho la mayor promesa para el Fondo de Adaptación hecha por los donantes en la COP26.

Aspectos clave alcanzados

– Se insta a los países desarrollados a duplicar los fondos para los países en desarrollo para ayudarles a adaptarse al cambio climático.

– Se solicita a los países a actualizar a más tardar el año entrante sus metas de reducción de carbono para 2030.

– Se hace un llamado para reducir gradualmente “el uso del carbón como fuente de energía y los subsidios a los combustibles fósiles ineficientes”.

– Se hace énfasis en la necesidad de “aumentar significativamente el apoyo” a los países en desarrollo más allá de los US$100.000 millones al año.

– Se establecerá un diálogo para examinar el tema de dinero a cambio del daño que el cambio climático ya ha causado.

Otros anuncios realizados durante la cumbre

– Estados Unidos y China se comprometieron a impulsar la cooperación en temas climáticos a lo largo de la próxima década. Acordaron tomar medidas en varios temas como emisiones de metano, transición hacia energía limpia y la descarbonización. La declaración conjunta dice que ambas partes evocarán su firme compromiso de trabajar juntos para lograr la meta de incremento máximo de temperatura de 1,5 grados.

– Los líderes de más de 100 países, que representan casi el 85% de los bosques del mundo, prometieron frenar la deforestación para 2030 (Accede a la Declaración de Glasgow sobre los bosques y usos de la tierra)

– Un programa para reducir 30% de las actuales emisiones de metano para 2030 fue acordado por más de 100 países.

– Más de 40 países -incluidos los principales consumidores de carbón como Polonia, Vietnam y Chile- acordaron reducir el uso de carbón, que por primera vez de forma explícita se nombra como raíz de las causas del calentamiento global.

– Unas 450 organizaciones financieras, que entre ellas controlan US$130 billones, acordaron respaldar tecnología “limpia”, como la energía renovable, y financiamiento directo para quienes se alejen de las industrias de combustibles fósiles.

   >>  Puedes acceder a los acuerdos adoptados en la cumbre desde el siguiente enlace <<