El 20 de mayo de de 2014 se celebró en la Escuela de Ingenieros de Montes de la Universidad Politécnica de Madrid, la jornada “Los bosques como sumideros de carbono: Avances científicos y herramientas para la cuantificación”. Se incluyen a continuación las principales conclusiones de la jornada.

  • En la actualidad existen desarrolladas ecuaciones para cuantificar la biomasa aérea y radical y el carbono fijado por las principales especies arbóreas y arbustivas de los montes españoles. Estas ecuaciones pueden aplicarse directamente a los datos del IFN u otros inventarios de gestión, o bien ser implementadas mediante modelos de simulación del crecimiento y producción, existentes para las principales especies forestales.(www.pfcyl.es/modelosforestales).
  • El reservorio de carbono edáfico es 4.5 veces mayor al de la biosfera, existiendo sin embargo menor conocimiento acerca de su cuantificación y dinámica. El clima y la composición específica son los aspectos de mayor influencia en el contenido en carbono de los suelos forestales. Es necesario cuantificar de manera precisa y homogénea el carbono orgánico de los suelos forestales, y considerar el papel que la gestión forestal puede tener sobre este carbono.
  • La gestión forestal puede influir en el papel de los bosques como sumideros de carbono mediante: i) la forestación; ii) la conservación de la superficie forestal existente; iii) el manejo de la composición, densidad y la estructura mediante la aplicación de clareos, claras, cortas de regeneración y modificación del turno. La fijación de carbono debe considerarse un objetivo de la gestión forestal no excluyente, sino siempre supeditado a la conservación y sostenibilidad de los sistemas forestales. Los estudios de la influencia de la gestión sobre el papel de los bosques como sumideros de carbono deben extenderse al mayor número posible de especies y sistemas forestales.
  • La gestión forestal puede influir alargando la vida útil de los distintos productos finales obtenidos, que deben ser considerados almacenes de carbono. Deben implementarse herramientas que permitan cuantificar el carbono contenido en los productos lo largo de todo el ciclo desde el bosque al uso final, así como el carbono de sustitución de emisiones fósiles derivado del uso de estos productos. El uso de nuevas tecnologías, como el LIDAR, herramientas de cubicación o sensores RFID facilitará el seguimiento del ciclo del carbono.
  • Actualmente el carbono no presenta en España un estatus económico que derive un valor al propietario de la tierra. Sin embargo, su cuantificación y valoración sí son necesarias a efectos de cumplimiento de compromisos internacionales. La valoración adecuada requiere de una cuantificación eficiente de los incrementos de carbono, y estimación de un precio de mercado. Se considera necesario valorar no sólo el carbono contenido en la biomasa aérea, sino el incluido en matorral y productos. Los propietarios forestales consideran fundamental la valoración tanto del servicio fijación de carbono como del riesgo de perder el carbono acumulado como consecuencia de la falta de gestión.
  • El cumplimiento del compromiso de información sobre las emisiones de gases de efecto invernadero requiere cuantificar el carbono asociado al sector de usos de tierra, cambio de usos de la tierra y selvicultura, en concreto en los apartados de cambios de usos en tierras forestales y gestión forestal. Las herramientas disponibles en la actualidad no han sido siempre útiles para realizar esta cuantificación. El segundo periodo de implementación del protocolo de Kioto flexibilizará algunos métodos de contabilidad y permitirá la inclusión de aspectos como la contabilidad en productos. Asimismo, la implementación del nuevo Real Decreto 163/2014 sobre Huella de Carbono supone una oportunidad para cuantificar y potencial el papel de los sistemas forestales, su gestión y sus productos como sumideros de carbono.
  • Se considera necesario que las metodologías de cuantificación a desarrollar se diseñen al objeto de ser compatibles con las técnicas de contabilidad requeridas en los compromisos internacionales, aceptadas legalmente y válidas para entrar en los mercados. Estas herramientas deben considerar el carbono de los sistemas forestales en su totalidad – suelo, biomasa, gestión, productos – con una perspectiva dinámica. Asimismo, las herramientas de cuantificación deben ser generalizables al total de los sistemas forestales nacionales, y deben estar adaptadas a las particularidades de los bosques mediterráneos. Se destaca la necesidad de cooperación entre la investigación y los agentes implicados (administración, propietarios) en el diseño e implementación de estas herramientas, y se plantea el papel que podrían desempeñar empresas y agentes de transferencia tecnológica en esta tarea. Se indica la necesidad de adaptar los tiempos de cadencia requeridos en la investigación a las necesidades prácticas de la gestión, anticipando las necesidades futuras.
  • Por último se señala la necesidad de potenciar este tipo de iniciativas y sesiones de trabajo conjunto y el papel preponderante que entidades como el Foro de Bosques y Cambio Climático pueden desempeñar como punto de nexo común entre los distintos agentes del sector.
Ponencias de la jornada:

Herramientas para la estimación de la biomasa de las distintas especies coníferas, frondosas y matorrales españoles
Ricardo Ruíz-Peinado (CIFOR-INIA-IUGFS)

Carbono contenido en suelos forestales y materia orgánica
Agustín Rubio (UPM)

El efecto de la selvicultura sobre el papel de los bosques como sumideros de carbono
Miren del Río (CIFOR-INIA-IUGFS)

Modelos de crecimiento y producción forestal: herramientas para la simulación de alternativas selvícolas y determinación del carbono fijado
Felipe Bravo (UVa-IUGFS)

El almacenamiento de carbono en productos como paso final en el uso de nuevas tecnologías en la cadena de carbono forestal
Íñigo Lizarralde (ForaForest Technologies)

Valoración económica del carbono en los sistemas forestales
Luis Diaz Balteiro (UPM)

Cuantificación a nivel nacional del carbono fijado por los bosques
Roberto Vallejo (MAGRAMA)